Get Adobe Flash player

Carrito

0 Productos - MXN 0
PAGAR

Usuario/a

Nos visitan

2669992
Hoy
Ayer
Esta sem.
Última sem.
Este mes
Último mes
All
525
258
1860
278512
9759
11639
2669992
Tu IP: 54.198.246.116
2017-11-24 14:34

Lenin, sepulturero de la revolución rusa -Gaston Leval-

Evaluación:
Lenin, sepulturero de la revolución rusa -Gaston Leval-
zoom Ampliar Imagen

El pensamiento socialista, que había nacido de una búsqueda de relaciones sociales alternativas a las establecidas por el capitalismo, tuvo que enfrentarse desde un comienzo con la dificultad proveniente de su originaria y constitutiva experiencia critica. En efecto, engendrado al calor de la crítica a las formas burguesas, se vio en la necesidad de lanzarse a la obtención de una praxis que le permitiera constituirse como fuerza social. El problema era, entonces, precisar hasta qué punto la adecuación de los contenidos ideológicos eminentemente críticos con respecto al capitalismo suponía la asunción de formas provenientes de este, inspiradas directamente por él.

 

El liberalismo había puesto en vigor una serie de mecanismos en virtud de los cuales pudiera desarrollarse la acción política dentro de un ámbito, el orden burgués, predeterminado. El socialismo debía optar entre aceptar las formas en que venía dado el juego político, aunque no forzosamente tenía que limitarse a ellas, o bien mantenerse al margen e impulsar sus propias formas de acción; fuese cual fuese la opción, comportaba una decisión ética. Si se optaba por la primera alternativa, la capacidad crítica quedaba un tanto hipotecada en la medida en que en mayor o menor grado se participaba de las estructuras vigentes. Con ello, la moral de quienes se decidieran a llevar adelante una acción política strictu sensu se convertía en una moral de compromiso entre el rechazo y la aceptación, entre la crítica y la apología. Mientras los fines ideológicos, que en tanto que fines siempre quedaban distanciados del azaroso reino del presente, podían mantenerse incólumes, los medios, sometidos al trepidante devenir político, se veían fuertemente sacudidos. Era de esperar, pues, que fuesen estos últimos quienes salieran más mal parados del ambiente. Los fines quedaban fijados por la ideología en tanto que objetivos de los cuales no se desprendía mediación alguna que los conectara con el presente, con la acción. Por consiguiente, los medios se veían sometidos al flujo y reflujo de la política, desbordados por la actualidad, la realidad y los moralmente sospechosos vericuetos de la política. Por donde el contenido ético del socialismo  quedaba disuelto en un magma de dictados, consignas, intereses, utilidades, pragmatismos... 

Precio: MXN 15
Cantidad: 
Comentarios
Copyright MAXXmarketing Webdesigner GmbH
OPEN