Get Adobe Flash player

Carrito

0 Productos - MXN 0
PAGAR

Usuario/a

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Nos visitan

¿Qué es la anarquía?+Influencias burguesas sobre el anarquismo

Evaluación:
¿Qué es la anarquía?+Influencias burguesas sobre el anarquismo
zoom Ampliar Imagen

Prólogo

 

Preocupados por la creciente distorsión de los principios anarquistas, por la burguesía, los partidos y los medios de comunicación; los colectivos editores han hecho un esfuerzo para publicar la presente obra de Luigi Fabbri, por tener planteamientos sumamente actuales.

El sensacionalismo de la nota roja en la prensa burguesa, ahora compite contra las webs “anónimas” de los narcotraficantes, los terroristas y los “radicales”, tanto de los “espontáneos”  como de los vanguardistas. La normalización de la violencia que el Poder impone a la sociedad es patente en la televisión, el internet, los narcocorridos y el cine, por mencionar sólo los medios más populares. El morbo por la violencia, antes achacado a los anarquistas, hoy se ha convertido en una patología social. Contra   esta   degradación   psicológica,   ética   y   social,   hay  que   confrontar   los   verdaderos   ideales libertarios.

La  violencia  que  para  el  anarquismo es  una  necesidad revolucionaria,  aunque detestable,  se   ha convertido más que en un hecho revolucionario, en un acto de espectáculo y “radicalidad” sin más sentido que lo inmediato, sin un futuro social.

 

La violencia de millones de pobres en todos los países, de los privilegios de unos cuantos y de la ignorancia en plena era tecnológica, no es tratada en los medios de comunicación burgueses; no hacen lo mismo, desde luego, cuando los anarquistas rompen un vidrio.

Esta violencia inmediata, sin embargo, no constituye lo vital para el anarquismo. Destruir lo puede hacer cualquiera; construir es lo que nos interesa. Destruir para construir, pero no destruir o ser violento por la mera violencia en sí. La aniquilación del capitalismo requiere de la revolución social que destruya no sólo el aparador del espectáculo mercantil sino también las relaciones sociales de explotación y dominación. La construcción de un mundo nuevo requiere, aquí y ahora, de la creación de relaciones humanas libres, fraternas, autónomas, emancipadas de toda dominación y de cualquier tipo de violencia.

Los genuinos actos simbólicos contra el capitalismo, buscan ser acallados por la represión y ser desvirtuados por el mundo espectacular de los medios de comunicación de paga, creando la figura del exhibicionista que en las movilizaciones, con una alta dosis de sobreactuación, a la hora de arrojar una molotov contra la policía, busca ansiosamente que decenas de paparazzi obtengan sus mejores imágenes, que venderán en la telebasura. Los exhibicionistas “violentos”, modelos estereotipados y forjados mediáticamente, posan para las cámaras, y luego corren al  internet para presumir sus “hazañas” juntando miles de “likes” y viralizando sus videos a través de “sus” webs.

Nosotros pensamos que esto no es anarquismo: Las propuestas económicas, políticas y sociales del anarquismo son silenciadas en pro de la nota amarilla sobre unos cuantos disturbios. Por eso la importancia de resaltar los principios básicos: a la Libertad se llega por caminos de libertad. La violencia por sí misma es impotente, no basta para crear un mundo nuevo. Son más que los hechos violentos, las propuestas y la organización social las que transformarán el mundo. Los cambios sociales no se crean por unos pocos “audaces” e iluminados, ya que el individualismo mal entendido ha perjudicado gravemente al anarquismo. El saber insumiso generado por la rebeldía de los pueblos y por el pensamiento crítico, ha realizado numerosos aportes para desenredar la madeja del “cambio social”, que no podemos dejar que se simplifique groseramente como apología de la violencia. De ahí la importancia en la teoría política de esta obra de Fabbri para decodificar la influencia de la violencia, los mass media, el vanguardismo, el terrorismo, el narcotráfico y el berrinche amoral. También la falta de ética en la izquierda y la complicidad del Estado, para criminalizar a los anarquistas como lo han hecho en los últimos siglos.

El esfuerzo de las cuatro editoriales al publicar esta obra se hace por la preocupación y de la tergiversación que del anarquismo se ha hecho en todos los tiempos, pero sobretodo en los actuales. Las ideas anarquistas, nos parece, son demasiado grandes para simplificarlas y reducirlas al mero hecho violento. Y si bien esto es normal en los medios de comunicación, nuestros enemigos; nos parece que es por lo menos para pensarse en quienes se reclaman del anarquismo.

Ojalá que quienes lean esta obra resignifiquen sus palabras e ideas, para construir un debate respetuoso y saludable sobre cómo intervenir en el cambio social.

 

Los grupos editoriales. Septiembre del 2017. 

 

 

Precio: MXN 70
Cantidad: 
Comentarios
Copyright MAXXmarketing Webdesigner GmbH
OPEN